Alberto Fernández dijo que la cuarentena va a seguir y no la van a flexibilizar

El presidente Alberto Fernández subrayó que la cuarentena general «va a ser casi igual que ahora» a partir de la semana que viene en la Ciudad, el Conurbano y los grandes centros urbanos.

«En la Ciudad, el Conurbano y los grandes centros urbanos va a haber ínfimas alteraciones», sostuvo el mandatario.

En declaraciones a Canal 13, el jefe de Estado remarcó que «va a ser casi igual que ahora» el aislamiento social, preventivo y obligatorio a partir del próximo lunes.

«La cuarentena sigue. Debe seguir. Vamos a ser más estrictos en los centros urbanos. Tenemos que ponernos más estrictos porque estamos viendo más relajamiento. Noté que hay más autos. Pedí que se pongan estrictos para controlar. Nadie debe relajarse», destacó.

Consultado sobre cuándo va a realizar el anuncio, Alberto Fernández indicó: «Cuando tenga claro el panorama en el Interior».

«Los gobernadores quedaron en acercarme un poco de la información de cada lugar, qué elementos se podrían hacer. Todos estuvieron de acuerdo en prolongar la cuarentena», añadió.

Al ser consultado sobre el uso de los barbijos, el Presidente manifestó: «Lo que abunda no daña. Si cubrimos boca y nariz, ayudamos a que el contagio por coronavirus sea más difícil».

Además, recordó que «la OMS fue cambiando su opinión» sobre esa cuestión, dado que «inicialmente dijo que solo servía para los infectados» y después admitió que se pueden «hacer barbijos caseros».

Al respecto, aclaró que los que se comercializan en las farmacias «tienen vida útil de 24 horas» y sostuvo que «es difícil repartir a todos porque no hay cantidad».

Por otra parte, el Presidente denunció que hay «cierta cartelización de proveedores del Estado» y, respecto a la frustrada compra de alimentos a precios superiores a los fijados por el Gobierno, señaló que «en la Justicia tendrá que explicarlo quien corresponda».

«Es una práctica que lamentablemente padece el Estado. Hay cierta cartelización de proveedores del Estado: son pocos, se distribuyen entre ellos el negocio e imponen los precios», se quejó.

Y agregó: «Cuando pregunté qué había pasado me dijeron que tenían el dilema de comprar la comida para repartirla o no pagar y no tenerla. Que lo dirima la Justicia y que tenga que explicarlo quien corresponda».

De todos modos, el jefe de Estado aclaró que «no se pagó un centavo de esos precios, así que nadie se llevó lo que no debía».

«Hay una denuncia en la Justicia y nosotros promovimos una acción administrativa. En la Justicia tendrá que explicarlo quien corresponda», concluyó.