Condenaron a Lázaro Báez a 12 años de prisión por lavado de dinero

El Tribunal Oral Federal 4 condenó a 12 años de prisión al empresario Lázaro Báez por el delito de lavado de dinero a través de la financiera SGI, conocida como «La Rosadita».

Tras iniciar el juicio en octubre de 2018, la Justicia leyó este miércoles el veredicto por videoconferencia y también dispuso 9 años para su hijo, Martín Báez, el único detenido en cárcel común, ya que la Justicia había considerado que quiso obstruir la investigación al movilizar dinero.

El Tribunal por mayoría condenó al titular de Austral Construcciones a 12 años por «lavado de activos agravado» y a la «multa de ocho veces el monto de las operaciones», que fueron de casi 60 millones de dólares fugados al exterior, a cuentas en paraísos fiscales, que luego retornó a la Argentina a través de la compra de bonos.

Los hechos de lavado de dinero no sólo fueron con la fuga de dinero, sino también por la compra del campo «El Carrizalejo» en la provincia de Mendoza, en la que él y su hijo Martín fueron considerados coautores del delito.

En tanto, el TOF condenó al «arrepentido» Leonardo Fariña a cinco años de prisión, y a él se le agregó como hecho de lavado de dinero la compra de un departamento en Avenida Del Libertador en el cual convivió junto a su entonces esposa, la modelo Karina Jelinek.

El contador de Báez, Daniel Pérez Gadin, recibió la pena de 8 años de cárcel por la maniobras que encabezó su jefe.

Los jueces Adriana Palliotti, Guillermo Costabel y María López Iñíguez también sentenciaron a 8 años el abogado del empresario, Jorge Chueco, mientras que Fabián Rossi recibió 5 años de pena.

Sobre Leandro Báez cayó la condena de 5 años de prisión, por ser «partícipe necesario» del lavado de activos, mientras que Federico Elaskar recibió 4 años por «lavado agravado».

Por último, las hijas de Báez, Melina y Luciana, fueron condenadas a 3 años de cárcel.

Lázaro Báez está detenido desde abril de 2016 y desde ese momento estuvo con prisión preventiva en la cárcel de Ezeiza, hasta que en septiembre de 2020 la Justicia le otorgó la domiciliaria y se espera que por el momento siga con ese beneficio.

Más allá de que no hay en este juicio ningún funcionario público acusado, los alcances de este proceso se podrán ver en el otro que sí se sigue por fraude en la obra pública contra Báez y la vicepresidenta Cristina Kirchner, entre muchos otros.