Detuvieron e imputaron a dos policías por la muerte de Blas Correas

En medio de la investigación por la muerte del joven Blas Correas, de 17 años, la Justicia de Córdoba ordenó la detención de dos de los cuatro policías implicados en la persecución mortal, en la madrugada del jueves.

Los dos policías fueron imputados por el fiscal José Mana, por el delito de «homicidio calificado agravado». Ambos fueron identificados como Javier Alarcón y Lucas Gómez.

En ese marco, el secretario de la Fiscalía, Gabriel Prunotto, indicó que el hecho se habría producido luego de que el vehículo intentara evadir el control policial: “el personal policial habría efectuado cuatro o cinco disparos y uno dio en la espalda de uno de los ocupantes”. Prunotto confirmó que «no hubo intercambio de disparos».

El abogado Adolfo Morán de la Vega, quien representa al joven de 18 años que conducía el automóvil, se refirió a lo sucedido como un caso de «gatillo fácil».

«Este chico no murió, sino que lo mataron. La Policía lo mató. Se trata de una cuestión de Gatillo fácil, ha sido acribillado este chico. Es algo de terror».