Falabella cierra sus últimas 3 tiendas y se va de la Argentina

El grupo chileno Falabella anunció el cierre en un plazo de dos meses de sus locales de la peatonal Florida, Rosario y Martínez, y abrió un retiro voluntario para sus 500 empleados, en el marco de su partida de la Argentina.

La compañía dijo que «en el contexto del plan que Falabella está llevando a cabo para hacer sustentable su operación en Argentina, la compañía cerrará las tiendas por departamento ubicadas en Rosario, Unicenter y en la peatonal Florida en la Ciudad de Buenos Aires».

Señaló que «al igual que en los casos anteriores, este proceso contempla un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores de las tiendas que cesarán sus actividades, en un plazo de 60 días».

Se estima que en las 3 tiendas trabajaban cerca de 500 empleados. La cadena continuará vendiendo únicamente a través de su portal eCommerce.

El anuncio coincide con las dificultades que la compañía tiene para encontrar un negocio atravesado por la crisis, las trabas a las importaciones y la reconversión del sector retail.

En la Argentina puso a la venta todas las filiales de su marca de bandera, las tiendas Sodimac y también CMR, su tarjeta de crédito, pero hasta ahora no tuvo interesados en firme.

En febrero pasado, Falabella decidió cerrar sus locales en Mendoza, Córdoba y San Juan.

En simultáneo, el grupo de capitales chilenos reorienta su estrategia para abandonar el mercado local, ante la falta de ventas y la crisis de la pandemia.

La cadena había llegado al país a inicios de los 90 y llegó a tener 10 puntos de ventas con esa marca y otros 7 Sodimac, además de su tarjeta CMR.

En setiembre último habían anunciado su intención de vender toda la operación en la Argentina y comunicado que estaban a la búsqueda de un «socio estratégico», una tarea que encomendó al banco Columbus Merchant Banking, especializado en fusiones.

Por CMR, su unidad de negocios financieros que emitió alrededor de 500.000 tarjetas de crédito en alianza con Mastercard, también tenía un único interesado: el banco Supervielle, de capitales argentinos.

Hace tres semanas la operación se cayó por el desacuerdo en el precio de venta: Falabella pretendía US$ 40 millones por el traspaso de la base completa de clientes de CMR.