«No quisimos matarlo», dijo uno de los rugbiers acusados por el crimen de Fernando

Uno de los ocho rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa indicó ante el juez, que no quisieron matarlo.

Durante la audiencia realizada en el Juzgado de Garantías Nº6 de Villa Gesell, los acusados tenían la posibilidad de hablar, pero según trascendió, sólo habló uno de ellos, Matías Benicelli, quien está sospechado de ser partícipe necesario del crimen y dijo: «No quisimos matarlo».

En tanto, uno de los acusados de ser coautor del asesinato, Máximo Thomsen, habría sido el único que lloró durante la audiencia en la que el abogado defensor pidió para los ocho que se les conceda la prisión domiciliaria en el caso de que se dicten las prisiones preventivas.

Tras la finalización de la audiencia, el abogado de la familia de Fernando, Fabián Améndola, dijo ante la prensa: «Durante la audiencia uno solo de ellos habló y dijo somos inocentes, creo que fue (Matías) Benicelli. Ninguno mostró arrepentimiento».

Durante la audiencia, según confirmó Améndola, la fiscalía ratificó el pedido de prisión preventiva para los ochos rugbiers, mientras que la representación de la querella solicitó que también ocurra lo mismo con los dos jóvenes liberados, Alejo Milanesi, de 20 años, y Juan Pedro Guarino, de 19.

Los ocho detenidos son Luciano Pertossi, de 18 años; Ayrton Viollaz, de 20; Matías Benicelli, de 20; Blas Cinalli, de 18; Máximo Thomsen, de 20; Enzo Comelli, de 19; Ciro Pertossi, de 19, y Lucas Pertossi, de 20.