Una multitud despide con dolor a Maradona en Casa Rosada

En medio de lágrimas y emoción, miles de personas se acercaban hasta la Casa Rosada para participar del velatorio y despedir a Diego Armando Maradona, que falleció este miércoles a los 60 años.

Pasadas las 6:00, cuando se abrieron las puertas de la sede gubernamental, se produjeron disturbios y corridas que llegaron hasta la puerta de Balcarce 50, pero con el correr de los minutos los ánimos se tranquilizaron.

Así, comenzaron a ingresar a la Casa de Gobierno quienes habían estado haciendo fila durante la madrugada para darle el último adiós al ídolo.

El caudal de participantes era incesante durante la mañana y muchos arrojaron camisetas, banderas y flores sobre la valla que separó a la gente de los restos del Diez.

El féretro está cubierto completamente por una bandera argentina, junto a las camisetas número diez de la Selección y de Boca Juniors.

Despedida de los restos de Diego Maradona en la casa Rosada.

Por decisión de la familia, el velorio se extenderá hasta las 16:00, aunque no se descarta que el horario se extienda.

El ingreso se desarrolla por Avenida de Mayo y 9 de Julio, desde donde los asistentes caminan hasta la entrada de la Casa Rosada por Balcarce 50 y salen rápidamente por Balcarce 24.

Los familiares e invitados de la familia Maradona, en tanto, pueden acceder por la explanada de avenida Alem, esquina Rivadavia, y para ese público fueron colocadas unas sillas alrededor del féretro.

Despedida de los restos de Diego Maradona en la casa Rosada.

La familia más cercana, sus compañeros de la Selección Argentina y amigos estuvieron durante la madrugada en la Casa Rosada, donde llevaron adelante una despedida íntima de Maradona.

En ese grupo estuvieron Claudia Villafañe, Dalma, Giannina y Jana Maradona, Verónica Ojeda y Dieguito Fernando.

También asistieron Guillermo Coppola, los integrantes del equipo campeón de México 86: Oscar Ruggeri, Sergio Batista, Julio «Vasco» Olarticoechea, Jorge Burruchaga, Ricardo Giusti, Carlos Tapia y Oscar Garré; y los referentes de Boca Juniors Carlos Tévez, Rolando Schiavi, Martín Palermo, quien lloró desconsoladamente, y Ramón Ábila, entre otros.