Luego de una exhaustiva investigación, personal de Policía Ambiental -perteneciente al Ministerio de Coordinación- junto a la Patrulla Rural Norte de la Policía de Córdoba allanaron una vivienda en San José de la Dormida y detectaron fauna silvestre en cautiverio.

En el operativo desplegado en dicha localidad del departamento Tulumba, los agentes secuestraron 21 aves de menor tamaño, entre ellas reinamoras, semilleros y rey del bosque. Además, en el domicilio se detectaron 22 tramperos, 11 jaulas, cuatro amansadoras, cuchillos y dos animales faenados: un puma y un pecarí de collar.

Los pájaros secuestrados fueron trasladados a la reserva Tatú Carreta, donde deberán realizar su cuarentena sanitaria protocolar para determinar si pueden regresar a la vida silvestre.

Por su parte, en el operativo en Santa Elena, efectuado luego de una denuncia ante la Policía de dicha localidad, se secuestraron 29 liebres europeas y una vizcacha producto de la caza, y se detectó que los cazadores no contaban con licencia para practicar la actividad además de haberse excedido en el cupo.  Los animales cazados en esta localidad del departamento Río Seco fueron trasladados al Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto.

Policía Ambiental recuerda que la actividad de caza deportiva está regulada por la legislación que emite la Secretaría de Ambiente, y para no infringir la Ley se debe contar con licencia, respetar los cupos y zonas habilitadas. En tanto la tenencia, transporte o comercialización de fauna silvestre se encuentra totalmente prohibida en toda la provincia.