Una pasajera del colectivo de Ersa de la línea 70 denunció una situación de acoso durante el recorrido, el lunes en Córdoba capital.

Según relató la mujer: “Me senté en una silla sola y detrás de mí había un sujeto de lentes oscuros. Cuando inició el viaje siento que me acarician la espalda. A los 10 minutos me besa el cuello y reaccioné diciéndole que era un degenerado y le di una bofetada”.

La víctima dijo que en ese momento se acercó al chofer para darle aviso y alertaron a la Policía. Fue en la esquina de Colón y Sagrada Familia donde encontraron a efectivos motorizados, subieron a la unidad y detuvieron al sujeto.

“Ahí lo bajan lo esposan y le toman los datos. Dos testigos me dieron sus datos, y me dirigí al Polo de la mujer para hacer la denuncia. Ahora la Justicia debe determinar si es contravención o es un delito”, expresó la mujer.

Mientras que desde la empresa de Ersa se pronunciaron sobre lo sucedido en las redes: “Agradecemos el accionar de un chofer de nuestra flota, que ante una situación de acoso público en el recorrido de la línea 70 se puso a disposición e intervino hasta que policías se hicieron presentes”.

“La gente reaccionó y gracias a dios tuve la contención de todos los pasajeros. También le agradezco al colectivero de Ersa la contención que me dio”, aseguró la mujer acosada.