La zona sudeste de la provincia de Córdoba se vio realmente castigada por las intensas ráfagas de viento de más de 60 kilómetros por hora que se registraron este miércoles.

Si bien el fenómeno había sido pronosticado bajo un alerta meteorológico para toda la zona sur de la provincia, las ciudades de Villa María y Bell Ville registraron graves daños materiales.

En el caso de Villa María, un auto tuvo severas consecuencias luego de que un árbol cayera encima de su techo. Hubo caída de ramas, árboles, cables, postes y hasta voladura de techos al igual que en Villa Nueva.

En tanto, en la guardia del Hospital Regional Pasteur se cayeron unas paredes de durlock.

De acuerdo al seguimiento que le estamos haciendo de los distintos radares, se prevé para las próximas horas vientos con ráfagas que pueden llegar a los 60 km por hora, por tal motivo recomendamos a la comunidad, no salir de las viviendas si no es necesario, verificar si hay cosas sueltas en el patio o techo que puedan volar ante alguna ráfaga, respetar los cortes que se realizaron en la costanera”, indicaron en un comunicado los bomberos.