Focos contenidos y con guardias para evitar el reinicio de los incendios en Córdoba

Desde anoche no quedan focos activos de los incendios forestales en las localidades del norte de la provincia de Córdoba que, luego de una semana de fuego ininterrumpido, dejó como saldo tres hombres muertos, y una catástrofe natural y ambiental que afecta a cerca 40.000 hectáreas por la destrucción de la flora y la fauna autóctona, según las estimaciones oficiales.

El secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de la provincia, Claudio Vignetta, manifestó esta mañana a los medios locales que “todos los focos están contenidos“, y que varios grupos de bomberos y brigadistas “continúan trabajado en los puntos más calientes del perímetro de los incendios para tratar de evitar el reinicio del fuego”.

El funcionario detalló que se está trabajando particularmente en la zona más caliente, que se ubica entre Caminiaga (departamento Sobremonte) con la Reserva Natural y Cultural del Cerro Colorado, un predio de 3.000 hectáreas que se desplaza por el territorio de los departamentos Río Seco, Tulumba y Sobremonte.

Vignetta sostuvo que desde las primeras horas de hoy se realiza un relevamiento aéreo sobre el terreno siniestrado por el fuego, y que los 9 aviones hidrantes, de la provincia y el Gobierno nacional, trabajan sobre los puntos que presentan mayor riesgo de reinicio del fuego.

“Si las condiciones meteorológicas ayudan hoy se podría completar el trabajo para sofocar las zonas calientes“, manifestó el funcionario, y añadió que se mantienen muy expectantes con las probabilidades de algunas precipitaciones y bajas temperaturas en las zonas serranas, y resaltó que a pesar de las grandes dimensiones de los incendios y de sus riesgos, no hubo viviendas afectadas.

Asimismo destacó la labor desempeñada por los brigadistas, dotaciones de bomberos y personal afectado al Equipo Técnico de Acción ante Catástrofes (ETAC), Sistema de Áreas Naturales Protegidas y Policía Ambiental, baqueanos y la comunidad en general que colaboró en para contener el siniestro.

Mientras tanto desde el Gobierno provincial activaron varios programas para asistir a los damnificados.

Los incendios comenzaron el pasado viernes, aparentemente por la caída de tres rayos durante una tormenta eléctrica, causa que investiga la Fiscalía de Instrucción de Dean Funes.

Desde entonces, son tres las personas fallecidas al ser alcanzadas por las llamas cuando trataban de sofocar el fuego: Miguel Armas (48); Namir Cáceres (21) y su hermano Jesús (27), quien falleció ayer luego de cinco días de internación con el 80% de su cuerpo quemado.