Un joven se presentó en una comisaría y dijo haber matado a Guadalupe Lucero

Un joven de 26 años que padece esquizofrenia se presentó en una comisaría de San Luis y confesó haber matado a la pequeña Guadalupe Lucero, desaparecida el 14 de junio de 2021 en el Barrio 544 Viviendas, aunque primero dijo que la quemó y tiró sus cenizas en el baño de su casa y luego que la estranguló y la enterró en el Valle de Piedra.

Fuentes policiales revelaron que esta persona cambió su confesión y el hecho de ser un paciente esquizofrénico permiten dudar de la veracidad de la revelación, aunque remarcaron que “no se descarta nada”.

Entre la tarde y la noche de este miércoles, Sergio Andrea Ponce, de 26 años, se presentó en una comisaría de la capital provincial y aseguró haber matado a Guadalupe Lucero.

En primera instancia dijo que la mató, la quemó y que las cenizas las había tirado por el inodoro del baño de su casa, al tiempo que se puso a llorar en forma desconsolada.

Sin embargo, una vez que se calmó aseguró que fue al Barrio 544 Viviendas, tras tomarse un colectivo, vio a una nena, la agarró de la mano, se la llevó hasta la parada del colectivo y volvió a tomar una unidad de idéntico medio de transporte.

Posteriormente, se dirigió a la zona céntrica, abordó otro micro en dirección a la zona de Juana Koslay y se bajó con la pequeña Potrero de los Funes. Desde allí, siempre según su confesión, la llevó hasta el Valle de Piedra, donde la estrangula y la entierra.

Los policías, ante esa confesión, fueron hasta la casa de Ponce y allí hablaron con la madre, quien reveló que su hijo es esquizofrénico y que está bajo tratamiento, por lo que aportó un certificado.